InuYasha Wiki
Advertisement
Borrar Esta página o sección posee contenido desactualizado.

Ayuda a InuYasha Wiki actualizándola y cuando esté completa, elimina esta plantilla.

A menudo les he oído a los humanos referirse a una situación como algo ya predestinado. Solo los débiles dicen tales tonterías. Es diferente para los verdaderamente poderosos: ellos crean este algo llamado "destino" con sus propias manos.
— Naraku Fuente

Naraku («()(らく)» Infierno?) es el antagonista principal de InuYasha. Es un ser despiadado y cruel pero extremadamente inteligente.

"Naraku" es un ser hecho de la fusión de Onigumo, un ladrón humano que fue quemado vivo y arrojado a un barranco quedando totalmente imposibilitado para moverse y cientos de Yōkai que se unieron a su cuerpo demacrado para permitirle a Onigumo recuperar su movilidad y su salud. Onigumo fue rescatado y cuidado por la sacerdotisa Kikyō, este se enamoró de ella, pero al enterarse de la relación de Inuyasha y Kikyō, ofreció su alma y cuerpo a un grupo de demonios, con el fin de tener un cuerpo sano y quedarse con Kikyō. Estos demonios se fusionaron formando así a Naraku.

Él es responsable de la miseria de la mayoría de los personajes, algo que le gusta. Sin embargo, el propio Naraku nunca ha encontrado la felicidad. En el epílogo, después de su muerte, el demonio de la Joya se convirtió en el último enemigo de Inuyasha dentro de esta, porque siempre lo había manipulado desde el interior de la joya para asegurar su existencia continua.

Apariencia

Por su cualidad de cambiar de apariencia, la forma real de Naraku es un completo misterio. Usualmente Naraku suele hacer sus apariciones llevando puesto un enorme abrigo hecho de la piel de un Babuino. Pero tras su primera aparición en esta forma, Naraku toma posesión del cuerpo del joven heredero de un señor feudal, Hitomi Kagewaki conservando características tales como sus largos cabellos negros, su piel pálida, su voz y agregándole otras, tales como el color rojo de sus ojos y una sombra de ojos color azul. Luego, Naraku aparece usando un tradicional Kimono masculino de color Púrpura que tiene sus mangas holgadas y su pantalón hakama lo mantiene sujeto en sus tobillos dando un efecto de globo el cual tiene unos grabados en forma de lazos atados de colores verde y amarillo y también trae puesto encima de su kimono un Haori de color Indigo. Su calzado consta de unas medias tabi de color negro y sandalias tradicionales japonesas a juego.

Tras ocultarse en la montaña Hakurei, Naraku desarrolló una segunda apariencia más aterradora que su forma previa. Ahora Naraku cuenta con un vestido de colores púrpura y celeste sujeta por un cinturón de color verde limón; así como también se le ha agregado una armadura hecha de huesos y un ojo de color rojo en el centro de su pecho y por sobre sus manos. Para complementar su apariencia, Naraku desarrolló una enorme cola que se asemeja más a un tentáculo gigante dividida en tres secciones. Tras absorber a Moryomaru, Naraku adquiere una armadura extra hecha enteramente de diamantes puntiagudos la cual usa para esconder en su cuerpo la Perla de Shikon, descartando la armadura hecha de huesos que anteriormente usaba y los ojos de sus manos. Tras la muerte de Kikyo, Naraku adquiere una versión más simple de la armadura que usaba en el monte Hakurei, con la ligera diferencia de que esta tiene espinas de un color oscuro por sobre los hombros.

Tras haber completado la Perla de Shikon y fusionarse con ella, Naraku adquiere el aspecto similar a una Araña gigante con 8 colmillos que sobresalen de su boca y una capa gruesa que protege su abdomen. Sin embargo su forma real se esconde dentro de dicho cuerpo y se interconecta por medio de tentáculos que tiene en su interior. Durante la batalla final, Naraku adquiere la apariencia habitual pero con una armadura completamente cubierta de diamantes que cubren su cuerpo y una enorme telaraña que forma el complemento de su cuerpo. Tras fusionar su alma con la Perla, Naraku adquiere el aspecto de un Oni, con la piel de color roja y el cabello de color blanco. En este estado Naraku desarrolla una armadura hecha partiendo de sus costillas aunque lo único visible es su cabeza. Tras ser finalmente asesinado, la forma final de Naraku consiste solo en su cabeza, la cual está adherida a una enorme telaraña dentro de la Perla de Shikon.

Personalidad

A lo largo de la serie, Naraku fue retratado constantemente como un ser increíblemente cruel y manipulador, usando a otros para satisfacer sus propios intereses y disfrutando un gran deleite sádico en destruir los lazos y vidas de los demás, como cuando engañó a Inuyasha y Kikyō para que pensaran que se habían traicionado el uno al otro, haciéndolos pelear. Rara vez asumía la responsabilidad de cualquiera de sus acciones, a menudo tergiversaba los detalles para que pareciera que los demás eran los culpables, como cuando se burló de Inuyasha y Kikyō por no confiar el uno en el otro lo suficiente como para ver a través de su engaño. Si bien era muy inteligente y astuto, a veces se volvía demasiado engreído y ostentoso, especialmente cuando obtenía un nuevo poder. Su exceso de confianza lo arrinconó muchas veces, como cuando la Tessaiga Roja de Inuyasha rompió su barrera por primera vez, dejándolo completamente conmocionado. Naraku también tenía un lado cobarde y a menudo, huía de una batalla cuando sus enemigos lo superaban.

Por encima de todo, Naraku estaba hambriento de poder y estaba obsesionado consigo mismo, deseando solo poder y dominio absoluto sobre los demás. No tenía más que desprecio y repugnancia hacia todos los demás seres y se consideraba superior en todos los aspectos, lo que se puede notar en casi todos los comentarios sarcásticos que hizo; especialmente hacia Inuyasha y los humanos, a pesar de ser un Hanyo. Se convirtió en la única ocupación de Naraku causar tanto dolor y miseria a los humanos y a los yōkai como fuera posible, como cuando colocó la maldición del Túnel de Viento sobre el abuelo de Miroku, que luego pasó a su padre y a Miroku también, o usando un fragmento de la Perla de Shikon para lavarle el cerebro al hermano de Sango, Kohaku, obligándolo a cumplir sus órdenes.

Debido a que la personalidad de Onigumo habita en su corazón, esto le juega en contra ya que debido a la obsesión insana de Onigumo por Kikyo, no puede hacerle daño. No es sino hasta cuando finalmente decide separar su corazón humano que Naraku, libre de esta carga, puede finalmente hacerle frente a Kikyo y llega a matarla finalmente con el gran poder que ha acumulado al ir absorbiendo Yokais.

Tales conductas hacen que Naraku tenga total carencia de entendimiento de vínculos tales como el amor. Naraku es incapaz de entender como por ejemplo, Sango no está dispuesta a matar a su hermano a pesar de haberle lavado su cerebro a la fuerza. Así mismo, Naraku también muestra un lado cobarde al huir cuando se ve superado en número y al manipular a otros para que hagan lo que él quiere.

Cuando es confrontado por Kagome cuando ésta le pregunta sobre sus intenciones una vez completada la Perla de Shikon, la tranquilidad inicial y autoconfianza propias del personaje se rompen completamente, demostrando que en realidad tiene miedo de convertirse en un monstruo carente de raciocinio revelándose que Naraku encima de todo muestra rencor y celos hacia otros seres por su capacidad de socializar y crear vínculos tales como el amor. Naraku no podía soportar ver a la gente disfrutar de relaciones amorosas mutuas mientras él mismo no tenía a nadie y, por lo tanto, buscaba destruir la felicidad de los demás para sentirse mejor acerca de su propia existencia sin amor.

Esa cualidad crítica de Naraku fue lo que lo diferenciaba de un verdadero psicópata, ya que los psicópatas no tienen ningún apego emocional con los demás en absoluto, mientras que la lujuria y el amor de Onigumo por Kikyo fue el núcleo de sus motivaciones para sus acciones desde el comienzo de su existencia como Hanyo.

Información del personaje

Naraku es un demonio que ha causado desgracia para todos los que tengan contacto con la Perla de Shikon, por ejemplo a la sacerdotisa Kikyō quien fue su primera víctima junto a Inuyasha; después Miroku por la maldición en su mano (Kazaana o agujero negro), sigue Sango una exterminadora de monstruos a la que Naraku mató a toda su familia y usó a su hermano menor Kohaku para sus trabajos sucios. Después a Kōga, matando a casi toda su tribu.

Naraku hace uso de los trozos de la perla para crear extensiones suyas (crear sirvientes o extenciones de los cuales tiene el control) como Kagura, Kanna, Juuroumaru, Kageroumaru y otros muchos que la mayoría de las veces mueren a manos de InuYasha. También usa los fragmentos para revivir a siete guerreros antiguos integrados por: Bankotsu, el líder de este grupo; Renkotsu, quien desconfiado traiciona su líder; Jakotsu, el primero en conocer a Bankotsu; Suikotsu, un médico quien en una guerra, defendiéndose, mata a un enemigo y descubre la maldad que tenía dentro de él, Ginkotsu, Mukotsu y Kyokotsu.

Historia

Origen

Cincuenta años antes de la llegada de Kagome, en la región existía un bandido famoso por su maldad llamado Onigumo, sin embargo, traicionado por sus hombres fue quemado vivo y arrojado al fondo de un barranco. Antes de morir fue encontrado por la sacerdotisa Kikyo, quien lo cuidó en su invalidez e hizo lo posible por ayudarlo. Ante ello, Onigumo poco a poco se enamoró de la sacerdotisa y con ello comenzó a odiar a Inuyasha al enterarse que era el hombre de quien Kikyo se había enamorado. En su desesperación ofreció su alma a un grupo de demonios a cambio de poder separar a los amantes, estos se fusionaron con él originando a Naraku, quien tuvo una idea cruel: atacó a Kikyo e Inuyasha haciéndose pasar frente a uno por el otro, de forma que hirió mortalmente a Kikyo e hizo que Inuyasha atacara la aldea y finalmente se atacaran terminando en la muerte de la joven y el sellado del hanyo.

Naraku tenía interés en apoderarse de la Perla de Shikon pero sólo si quitaba a Kikyo de su camino. Sin embargo, Kikyo presentía que la perla caería en manos equivocadas por lo cual ordenó a su hermana Kaede que incinerara la perla junto con sus restos frustrando los planes de Naraku por el momento. Poco tiempo después de ello, se encontró con un sacerdote quien sería el abuelo de Miroku, al enfrentarse logró herir en una mano al hombre y maldiciendo la herida la transformó en el Kazaana, un agujero negro que a la larga lo devoró y fue heredado por sus descendientes.

Cincuenta años después

Durante los siguientes cincuenta años, Naraku permaneció sin realizar ningún movimiento y no fue sino hasta la inesperada reaparición de la Perla de Shikon ocurrida con la llegada de Kagome Higurashi a la Era Sengoku que comenzó a reunir los fragmentos de la joya que se dispersaron por todo Japón. Habiendo reunido una gran cantidad de fragmentos, era natural que aumentara su poder, pero por alguna razón se rehusó a utilizar los fragmentos. En ese lapso de tiempo supo que Inuyasha había sido liberado de su sello y éste comenzó a juntar los fragmentos de la perla junto con el nieto del monje que había maldecido, Miroku. Al saber que Inuyasha era un oponente muy peligroso de enfrentar en su estado actual, Naraku recurre entonces a su primera gran artimaña.

Antes de su primera confrontación con Inuyasha, Naraku es mencionado por primera vez por el monje Miroku el cual revela la razón por la cual lo está buscando y le revela también al Hanyo que muy seguramente Naraku tuvo algo que ver en la muerte de Kikyo hace cincuenta años.

Primeros enfrentamientos con Inuyasha y sus compañeros

Naraku y Sesshomaru se conocen.

Sabiendo que Inuyasha con su espada Tessaiga era un oponente muy peligroso, Naraku conoce al medio hermano de Inuyasha, Sesshomaru; este último recién se había recuperado de su enfrentamiento con Inuyasha por la herencia de su padre, la espada Tessaiga, lo cual le había costado perder su brazo derecho. Naraku ofreció un brazo humano a Sesshomaru el cual tenía incrustado un fragmento de la Perla de Shikon para que así pudiera usar a Tessaiga cuando logre apoderarse de ella y con ello matar a Inuyasha. Naraku sabiendo lo peligroso que sería enfrentarse al monje Miroku por su maldición, le entrega a Sesshomaru una colmena de sus Saimyosho para que envenenaran al monje. El intento terminó en fracaso, pero Naraku recuperó su fragmento de cualquier forma, sin pensar que este acto lo llevaría a convertirse en enemigo de Sesshomaru.

Naraku revela su cicatriz en forma de Araña.

Más tarde incrustó dos fragmentos de la perla de Shikon en Royakan, lo obligó a atacar a un Inuyasha herido y a robar sus fragmentos. Sin embargo, Inuyasha lo derrotó fácilmente y, para sorpresa de Naraku, sacó a una mujer que se parecía a Kikyō del Pozo devorador de huesos. Kagome rápidamente descubrió dónde se escondía debido a todos los fragmentos de Shikon que tenía, lo que condujo al primer enfrentamiento entre Inuyasha y él. Naraku reveló sus orígenes y su rencor hacia Inuyasha e intentó huir usando una Nube hecha de su youki al darse cuenta de la amenaza que representaba Inuyasha en ese punto. Sin embargo, Inuyasha sobrevivió a la exposición a su miasma y logró cortar su haori, lo que reveló una cicatriz en forma de araña en su espalda. Esta sería la tarjeta de presentación de Naraku.

Naraku roba los fragmentos de la Perla de Shikon en poder de los exterminadores.

Tiempo después y haciéndose pasar por el heredero de un señor feudal de nombre Hitomi Kagewaki, Naraku usa una de sus marionetas para auto aconsejarse acerca de Demonios que causaran problemas en la región, esto para atraer a un grupo de los mejores Exterminadores de Yokai de la zona al castillo del señor feudal para asesinar a un Yokai con forma de araña. En el grupo se encontraba una joven de nombre Sango acompañada de su padre y su hermano, un niño de nombre Kohaku quienes fueron atraidos a una cruel trampa en la cual, Naraku manipula a Kohaku para que mate a su padre, a sus compañeros y deje gravemente herida a su hermana. Kohaku posteriormente sería asesinado. Naraku ordena enterrar los cuerpos de los asesinados pero descubre que Sango sigue aún con vida. Mientras tanto, Naraku usa una de sus marionetas para atacar su aldea para robar el fragmento de la perla de Shikon que custodiaban (en la serie de anime, Naraku roba cinco de estos fragmentos) aprovechando la ausencia de los exterminadores más experimentados provocando la muerte de casi todos. Al verse confrontado por Sango quien sobrevivió a lo sucedido, Naraku le miente diciéndole que un Hanyo llamado Inuyasha fue el causante de la muerte de todos los habitantes de su aldea, sin embargo Naraku envió a su marioneta demoníaca para que la acompañara, y le permitió el uso de un fragmento de un fragmento de la perla para aliviarla del dolor causado por sus heridas. El intento de querer eliminar a todos fue casi exitoso, hasta que su marioneta fue engañada para que revelara la verdad. Uno de los insectos de Naraku recupera el fragmento mientras que la marioneta fue destruida.

Naraku resucita a Kohaku.

Posteriormente, Naraku usa uno de los fragmentos de la Perla de Shikon con la intención de resucitar a Kohaku el cual al despertar, está profundamente traumatizado por haber asesinado a su padre y sus compañeros por lo que Naraku se aprovecha de la confusión del niño para borrar su memoria y poder esclavizarlo más fácilmente. A Naraku entonces se le ocurre una idea cruel: Naraku chantajea a Sango diciéndole que le devolverá a Kohaku si a cambio le entrega a Tessaiga, la espada de Inuyasha.

Naraku es herido por Kagome.

Sango obedeció, regresó al castillo, destruyó su piel de babuino y reveló su disfraz de Kagewaki Hitomi. Naraku envenenó a Sango y a su compañera Kirara, y enfermó a Kohaku para terminar el trabajo. Sin embargo, el plan de Naraku fue frustrado por la llegada de Inuyasha y los demás. Intentó envenenarlos a todos hasta la muerte, pero Kagome enfurecida al ver lo malévolo que Naraku era, desató su poder espiritual y purificó su miasma y disparó una flecha sagrada contra Naraku destruyendo su cuerpo excepto por su cabeza. Obligado a irse, Naraku se llevó el castillo con él, pero se llevó con él a Kohaku en el proceso.

Debido al ataque de Kagome, lo único que quedó de Naraku fue su cabeza, por lo que se dispone a buscar un cuerpo nuevo para moverse con libertad, para ello encierra a un grupo de Yokais dentro de una montaña con la intención de que el que quedara vivo, consuma los cuerpos de los muertos para que Naraku lo asimile y restaure su propio cuerpo. Durante este tiempo, el Clan Hitomi buscó a una sacerdotisa de la que se rumoreaba que salvaría incluso a los que estaban cerca de la muerte para curar la enfermedad de "Kagewaki". Para sorpresa de Naraku, descubrió que esa sacerdotisa era de hecho Kikyō resucitada. Naraku esperó a que se rompiera su hechizo y se sorprendió de que Kikyō lo hubiera roto en lugar de matar directamente al Kodoku. Después de que obtuvira un cuerpo nuevo para moverse, Naraku encontró a Kikyō, la secuestró, la llevó de regreso a su castillo y erigió una barrera para mantener alejadas a sus Serpientes recolectoras de almas.

Naraku dialogando con una cautiva Kikyo en su castillo.

Kikyō reveló que sabía quién era él, y Naraku se muestra divertido por la noticia. Dejó entrar a una de las serpientes recolectoras de almas e infundió el alma que llevaba con un fragmento de joya Shikon. Le pidió a Kikyō que matara a Kagome si deseaba permanecer en el mundo de los vivos. Dejando un títere a cargo de ella, Naraku lanzó el hechizo de Muerte Ilusoria en un bosque mientras disfrazaba a su Saimyōshō como el coleccionista de almas de Kikyō, y atrajo al grupo de Inuyasha a su trampa. Kikyō destruyó su marioneta y cegó a Naraku a los eventos que se desarrollaron en el bosque. Naraku se muestra sorprendido de que Kikyō hubiera regresado y le hubiera dado los fragmentos de Kagome. Ella se burló de él sabiendo que él quería convertirse en un demonio completo, ya que era solo un Hanyo. Naraku juró matar a Kikyō en el momento en que lo hiciera.

Las extensiones de Naraku

Al tener posesión de varios fragmentos de la perla de Shikon, Naraku fusiona los fragmentos robados a Kagome en los que tiene en su poder. Luego, al hacer uso de la magia reestablecida de la perla, Naraku adquiere la capacidad de crear vástagos o extensiones de su propio cuerpo, dando nacimiento a una de sus extensiones a la que se refirió como el vacío o la nada y llamó posteriormente Kanna. Naraku la dotaría con un espejo con el cual podría robar las almas de otras personas, ver eventos a la distancia, reflejar ataques y en un muñeco vudú andante que podría copiar los poderes del enemigo. Como Kanna no era apta para usos de combate, Naraku creó a su segunda extensión: la hechicera del viento, Kagura. Naraku quitó los corazones de sus dos encarnaciones, para poder exprimirlos hasta la muerte, a modo de amenaza si lo desobedecían.

Naraku entonces envía a Kagura a que elimine a un pequeño grupo de integrantes de la Tribu de hombres lobo que se dirigieron hacia uno de sus castillos fantasma bajo el rumor de que encontrarían allí algunos fragmentos de la Perla de Shikon. El plan de Naraku era utilizar a Koga, el líder del Clan para que asesinara a Inuyasha. Sin embargo el plan resulta ser un fracaso cuando Kagura revela ser la responsable de la muerte de los miembros de su tribu. Durante el enfrentamiento, Inuyasha aprende a utilizar la técnica del Viento Cortante dejando herida a Kagura. Ésta al sentirse utilizada por Naraku, pretende volverse contra él pero Naraku sabiendo que esto iba a suceder, toma el corazón de Kagura y lo exprime haciéndole saber que la matará si trata de traicionarlo.

Luego envió a Kanna y Kagura a atacar a Inuyasha, usando a los aldeanos cuyas almas fueron succionadas por Kanna para atacar a Inuyasha mientras estaban bajo el control de la Danza de la muerte de Kagura. Durante este tiempo, Naraku hizo que Kanna intentara succionar el alma de Kagome; sin embargo, esto resultó imposible debido a que por su tamaño no podía caber en el espejo. Después de que logró que Kanna rechazara el Viento Cortante de Inuyasha, este ataque dejaría muy mal herido al joven Hanyo. Poco después Naraku en persona hace su aparición para mostrarle a sus enemigos cómo está a punto de completar la Perla de Shikon y comienza a regodearse al afirmar que Kikyō le entregó los fragmentos que tenía en un esfuerzo de querer matar finalmente a Inuyasha. Estas noticias dejaron muy dolido a Inuyasha. Luego de hacer que Kagura libere a los aldeanos que se encontraban bajo su control, Miroku trata de matarlos a todos usando el poder de su agujero negro pero estos consiguen escapar.

Tiempo después, Naraku crearía otra extensión; su nombre era Goshinki y la soltaría en una aldea de humanos con la intención de atraer a Inuyasha y rematarlo. El plan casi es exitoso sin embargo no se contaba conque por primera vez, Inuyasha se transformaría en un Yokai completo asesinando a la extensión para que posteriormente la cabeza de Goshinki fuera usada por Sesshōmaru para crear con sus colmillos la espada Tokijin. Es desconocido si Naraku sabía de estos acontecimientos.

Posteriormente, Naraku creó a otro par de sus extensiones, una pareja de hermanos llamados Juromaru y Kageromaru los cuales a diferencia de las otras extensiones, eran salvajes e incontrolables. Incluso al nacer, Kageromaru intenta matar a Naraku pero falla.

Caída

Mientras InuYasha y los demás se encontraban luchando en el interior del cuerpo de Naraku con el propósito de rescatar a Rin, terminar con él y de paso intentar recuperar la perla, este se vale de Byakuya para crear una serie de ilusiones con las cuales pone en contra a Miroku y a Sango, todo con el propósito de hacer que se maten entre ellos. InuYasha no está dispuesto a permitir que esto pase y ataca con un Meidou Zagetsuha el cual es absorbido por Naraku, quien al mismo tiempo se fusiona con la perla. Gracias a esto se mantiene a salvo del ataque del Hanyo. Mientras esto pasa, Naraku les comenta que si bien es cierto que pueden destruirlo ahora, la perla no puede ser destruida debido a que como Kikyo trató de destruirla, esta se las arregló para escapar y resguardarse en el cuerpo de Kagome.

La miko del futuro le pregunta entonces a Naraku que es lo que desea realmente por que desde que comenzó todo este conflicto, se ha dedicado a separar a gente que se amaba, a poner a pelear a dos hermanos a maldecir a toda una familia y finalmente tratar de poner en contra a Miroku y a Sango para que se maten entre si.

Kagome le dice que él entiende el corazón humano porque conoce la importancia que poseen los lazos que unen a los seres humanos y lo que significa si estos lazos son separados trágicamente.

Inuyasha no comprende a que quiere llegar Kagome con dicha conversación. Pero la joven llega a la conclusión de que la perla por más que el malvado hanyou lo desee, no le cumplirá su deseo. Al momento de decir esto el rostro lleno de confianza de Naraku cambia. Kagome continúa con la conversación diciéndole que si bien ya tiene la perla completa desde hace tiempo él ha preferido vacilar ya que sabía que de absorber la perla, se terminaría transformando en un monstruo. Naraku se pone furioso ya que presiente que las palabras de Kagome tienen la intención de purificarlo. En ese instante, Naraku contrataca con lanzas de shouki las cuales son repelidas por Inuyasha y un Meidou Zangetsuha. A continuación, Inuyasha le dice a Naraku que admite que ambos son Hanyous pero lo que los diferencia del uno del otro es la forma como nacieron.

Ambos tienen el corazón tanto el de un humano como el de un Youkai y que gracias a eso, sabrán que camino

Naraku

elegir para su futuro. Inuyasha se pone molesto ya que mientras él escogió vivir su vida como un humano pese a tener raices Youkai, Naraku ha escogido el camino de la tragedia lastimando a toda la gente y que por ello ignora por completo su humanidad; luego el hanyou le dice que no permitirá que le haga daño a sus amigos. Dicho esto, lanza un Meidou completamente diferente al que usualmente lanza (en vez de ser un círculo completo, lanza una serie de media lunas) el cual acierta en el cuerpo de Naraku destrozándolo literalmente. InuYasha se sorprende pues el Meidou ha cambiado por completo posteriormente Byakuya ataca a Kagome sin ningún resultado aparente.

Naraku alimentó su alma con la joya para obtener más poder y tomó una apariencia más horrible: su verdadero rostro. Usó este poder para evitar que los otros lo mataran y así poder prepararse para estrellar su gigantesco cuerpo lleno de shōki en Kaede's Village. Aunque tenía la intención de usar esta amenaza de destruir la aldea para evitar que Inuyasha lo matara, Sesshōmaru lo ignoró y golpeó su cuerpo principal con la joya de Bakusaiga. La espada de Sesshōmaru, sin embargo, ni siquiera raspó la joya, lo que evitó la muerte de Naraku. Cuando su enorme cuerpo comenzó a caer sobre la aldea, todos escaparon desde adentro e intentaron proteger a los aldeanos. Inuyasha usó el Meidou Zangetsuha para enviar definitivamente su cuerpo al Infierno, pero su alma permaneció con el miasma. Kagome vio al Shikon no Tama dentro de Naraku y disparó una flecha hacia la joya.

Antes de que la flecha golpeara la joya, el alma de Naraku pensó que Shikon no Tama no le había concedido su verdadero deseo: quería el amor de Kikyō, y se lamentaba de que no podría ir a donde estaba después de la muerte. El miasma de Naraku estaba completamente purificado y la mayoría del pueblo se salvó de la destrucción. El alma de Naraku, que aparecía como una sola cabeza sobre la joya perforada, se cernía sobre el pozo del Devorador de huesos y decía que había hecho un deseo diferente sobre el Shikon no Tama anteriormente en la batalla, y que cuando muriera ese deseo sería concedido. El alma de Naraku finalmente desapareció para siempre del mundo material, y un Meidō robado pareció tragarse a Kagome cuando el pozo desapareció.

Se reveló que el deseo que Naraku había hecho era en realidad el deseo de la Joya misma: que las almas de Naraku y Kagome reemplazarían al Demonio de la Joya y a Midoriko, y continuarían su batalla dentro de la joya por la eternidad.

En el manga, el alma de Naraku es destruida para siempre por Inuyasha cuando corta el punto de luz en la oscuridad dentro de la Joya Shikon con Meidou Zangetsuha, que es la clave para matarlo como Kanna le había dicho a Kagome antes de morir. De hecho, con el ataque de Inuyasha en este mismo punto, la pureza de la Joya llamada Naohi aniquila para siempre la malvada presencia corruptora dentro de ella, entonces el brillo y la voz de la Joya se detuvieron por completo.[1]

En cambio, en la versión de anime, el alma de Naraku, dentro de la Joya, brevemente despertada, comentó cómo se sentía cálido y se preguntó si lo que sentía era paz, y luego sonrió levemente mientras desaparecía, finalmente purificado y satisfecho.

Habilidades

Naraku puede manipular el veneno, y utiliza insectos venenosos, también puede perder gran parte de su cuerpo sin significar problema para él, ya que se regenera. Además puede desprender extensiones de su propio cuerpo, que son como sus "hijos", como lo son Kagura y Kanna. Otra habilidad es usar los fragmentos de la Perla de Shikon para controlar a otros, como en el caso de Kohaku. también puede crear campos de energía muy fuertes Naraku tiene habilidades incontables, muchas desconocidas. Algunos de estos poderes están garantizados por el poder de los fragme ntos del Shikon no Tama. Los poderes revelados son los siguientes:

Saimyosho (Insectos Youkai)

Son las avispas del infierno en la serie. Son empleados en grupos por Naraku para evitar que Miroku use su Kazana (agujero negro/túnel de viento) contra él y sus monstruos, pues son venenosos. Naraku y sus aliados también los utilizan para el reconocimiento seguro, para espiar a los enemigos y reunir los fragmentos de la Joya.

Insectos de naraku

Cambio de forma

Puede tomar la forma que quiera (generalmente toma forma humana).

Marionetas yokai

Es su carta de presentación. Naraku suele crearlas usando un poco de su cabello mezclado con lodo y tierra. Generalmente suele mostrarse ante cualquiera con estas marionetas las cuales poseen una piel de babuino para ocultar mas su rostro y darle un aire más terrorífico. Puede manipular las marionetas a distancia y puede ver a través de sus ojos. Pueden estirar sus raíces para atacar enemigos.

Naraku en la piel de babuino

Velocidad y fuerza sobrehumana

Al igual que Sesshomaru, Naraku es mucho más fuerte que un demonio normal y puede moverse más rápido de lo que el ojo humano percibe, tanto en el aire como en la tierra.

Vuelo

Naraku posee la habilidad de flotar, y vuela sobre una nube de gas venenoso. Luego de su transformación en yokai, Naraku nunca eligió el vuelo sustentado en su shoki, sino que volaba por su propia voluntad.

Partes yokai

Como está hecho de varias partes yokai, Naraku puede manipular las partes de su cuerpo a voluntad para restructurar y fortalecer su cuerpo, y también puede regenerar sus heridas y reformar las partes de su cuerpo.

Absorción

Puede absorber a otros yokai en su cuerpo, y se queda con sus poderes y cuerpos. De esta manera gana energía. Naraku también puede expulsar las partes más débiles de su cuerpo.

Poderes psíquicos

Naraku ha sido visto usando varios poderes psíquicos, entre los que se cuenta la telepatía, telekinesis, teletransportación, control mental, y proyección astral.

Barrera

Campo de protección o barrera de Naraku

La barrera puede evitar que cualquier enemigo lo encuentre y/o ataque. En un principio su barrera fue útil para esconder su presencia. A medida que perseveraba en la absorción de nuevos demonios

en su cuerpo, se volvió suficientemente poderoso como para sobrevivir al Kaze no Kizu(Viento Cortante). Luego de que Naraku se convierte en un yokai puro la barrera se vuelve tan poderosa que nada la puede penetrar a excepción del Kongosoha. 

Control yoki

Cuando alguien envía un ataque yoki hacia la barrera de Naraku, él puede canalizar el flujo del ataque a su propio kaki y luego atacar a sus oponentes con él. Sin embargo, esto solo puede ser hecho con ataques que no penetran su barera, lo que significa que es inútil contra el Kongosoha de Inuyasha.

Regeneración

Naraku puede sanarse rápidamente y regenerar las partes heridas de su cuerpo. Controla el 100% de su cuerpo en todo momento, lo cual es útil cuando trata de absorber a alguien. Sin embargo, hay un límite en su capacidad de regeneración. A mayor daño sufrido, mayor tiempo le llevará recuperarse. Demasiado daño lo puede matar, y es por eso que huye de sus enemigos al cominezo de la serie. Generalmente absorbe yokai para acelerar este proceso de regeneración. Sin embargo, luego de remover su corazón, que sale como Akago, fue capaz de regenerar sin importar cuánto daño haya sufrido su cuerpo.

Elección de convertirse en humano

A diferencia de Inuyasha, quien está forzado a convertirse en un humano completo la primera noche de luna nueva de cada mes, Naraku puede elegir en qué momento del mes perder todos sus poderes y convertirse en humano.

Ataque de rayos

Naraku envía uno o más de sus cuernos en un ataque en zigzag o extiende sus dedos en tentáculos con un ataque brillante. En el manga este ataque era de color platinado y en el anime de color púrpura. Además, aunque este ataque es un ataque yoki, Inuyasha no puede usar su Bakuryuha contra él porque cuenta su ataque físico.

Shoki

Este es el ataque tradicional de Naraku, un veneno que mata cualquier cosa que lo toque. Naraku lo usa para curbir sus entradas y salidas, y puede rodearse a sí mismo con el gas mientras vuela. Creó un ‘fragmento falso Shikon’ para Koga con esta substancia. El cuerpo de Naraku está lleno de esto, por eso cualquier persona que lo muerda resulta envenenada. Más adelante, a medida que su poder crece, su shoki puede tomar una forma líquida y actuar como un río de ácido. Su shoki es tan fuerte que le permite quebrar las piezas del casi completo Shikon no tama para usarlo en sus planes. En el manga actual puede derretir montañas. Con el tiempo su shoki se volvió tan peligroso que luego de infectar a Kikyo con este, ni Kagome ni los poderes sagrados de Kikyo son capaces de purificarlo. Kikyo abrosbe el alma de Midoriko par protegerse a sí misma pero comenta que no sabe cuánto podrá durar el poder de Midoriko contra el veneno de Naraku. Eventualmente, hasta la influencia de Midoriko es anulada por la absorción de Naraku del árbol.

Piezas corporales vivas

Luego de absorber a Akago/Moryomaru, Naraku ganó el poder para unir las piezas de su cuerpo con las de otro yokai, lo cual le dio el control sobre ellas e incrementó sus habilidades regeneradoras. Puede enviar piezas de su cuerpo a buscar nuevos yokai. Estas piezas, luego de separarse del cuerpo de Naraku, siguen vivas y pueden moverse por su cuenta.

Castillo fantasma

Naraku tiene la habilidad de crear varios ‘castillos fantasmas’ como cuarteles temporales a lo largo de la serie.

Posesión

Naraku tiene la habilidad de esconderse dentro de uno de sus sirvientes y hace que parezca como si hubiera desaparecido. Se trata de una tarea simple; se hace ‘matar’ y se esconde dentro del cuerpo de un sirviente de su elección.

Magia negra

Naraku sabe distintos hechizos y maldiciones. Un buen ejemplo es la maldición del Túnel del Viento.

Kongososha

Luego de absorber a Moryomaru ganó su esqueleto se lleno de diamantes y puede transformar su brazo y lanzar este ataque y mezclarlo con shoki.

Armadura

Luego de absorber a Moryomaru ganó la habilidad de cubrirse a sí mismo a voluntad con el caparazón impenetrable de Moryomaru. Naraku esconde la Joya Shikon bajo este caparazón.

Enemigos

Naraku es el personaje más odiado en la serie. Es despiadado y sin escrúpulos, muy egoísta y desea todo el poder para sí mismo, de hecho ha traicionado a todos con los que se ha aliado, incluso cuando era un humano. Utiliza a las demás personas para su beneficio y casi nunca se ensucia las manos, siempre deja que alguien más haga el trabajo por él. Por esto y mucho más Naraku se ha ganado el odio de casi todos los personajes de la serie.

  • Inuyasha. Indirectamente Naraku es responsable de que Inuyasha haya sido sellado por 50 años, ya que él engañó a Inuyasha y a Kikyō para que creyeran que se habían traicionado mutuamente.
  • Kikyo: Naraku la hirió de muerte haciéndose pasar por Inuyasha para que se odiaran. Naraku desde el comienzo ha sido insistente en acabar con ella pues la considera su mayor pesadilla y su mayor debilidad.
  • Sango: Su familia completa fue asesinada por las acciones de Naraku y su hermano menor es manipulado por este.
  • Miroku: Naraku puso una maldición sobre su familia, el agujero negro en su mano.
  • Sesshomaru: Naraku lo traicionó una vez, secuestró a uno de sus acompañantes Rin e intentó devorarlo para absorber sus poderes.
  • Kagura: Es cierto que ella es una extensión de Naraku, pero desea ser libre, y por esto buscará la manera de traicionar a Naraku.
  • Koga: Naraku destruyó y asesinó a todos en su clan. 
  • Princesa Abi y Tekkei: Solo las utilizo para su beneficio, para poder ir del mundo con el otro. 
  • Kagome: Quizo matarla al ser la reercarnacion de kikyo. 
  • Kohaku: Naraku lo manipulaba ya que el le incrusto un fragmento de la perla, pero al darse cuenta que recupero la memoria le quizo quitar el fragmento de su cuerpo. 
  • Rin: La secuestro y quiso matarla. 
  • Jaken: Se dio cuenta que Naraku usaba a su amo Sesshomaru para su beneficio. 

Curiosidades

  • Tiene algunas similitudes con Madara Uchiha del Manga y Anime Naruto.
    • Ambos manipularon a sus súbditos, Naraku manipuló a sus extensiones como Kaguya, Kanna, Byakuya, y Madara manipuló a Obito.
    • Ambos rechazaron sentimientos como la amistad para obtener poder.
    • Ambos cumplieron su sueño; Naraku completo la Perla de Shikon y Madara realizo el Tsukuyomi infinito.
    • Ambos fueron manipulados por la mente maestra de la serie y murieron tras la derrota de éstos; Kaguya usó a su voluntad Zetsu Negro para manipular a Madara y así revivir, y la conciencia maligna de la Perla de Shikon manipulo a Naraku para asegurar su propia supervivencia.
    • A pesar de que ambos cumplieron su sueño ninguno encontró paz al lograrlo, Madara se dio cuenta de que el Tsukuyomi infinito no era para lograr la paz sino que era una herramienta para obtener una gran cantidad de Chakra y Naraku se dio cuenta de que lo que en realidad quería era el amor de Kikyo.
    • Al final de sus vidas ambos murieron en paz.

References

  1. Naraku mismo había dicho que este único punto de luz forzaría la espada de Inuyasha y pondría en peligro su existencia. Esto es confirmado sobre todo por las últimas palabras de Kanna antes de morir: "¡La luz matará a Naraku!"
Advertisement